martes, 22 de julio de 2008

El cuento número 13

Ahora estoy en proceso de lectura de varios libros, entre otros los que me obligan para estudiar.

Y bien merece unas líneas en mi blog este libro de Diane Setterfield para destacar un par de situaciones del libro.

Se trata de que una escritora quiere hacer su autobiografía, y para eso contacta con una muchacha que trabaja en una librería (visto así es muy sencillo) Bueno en la carta para pedir tal trabajo dice en un estracto:

"Mi queja no va dirigida a los amantes de la verdad, sino a la Verdad misma. ¿Qué auxilio, que consuelo brinda la Verdad en comparación a un relato? ¿Qué tiene de bueno la Verdad a medianoche, en la oscuridad, cuando el viento ruge como un oso en la chimenea?¿Cuando los relámpagos proyec tan sonbras en la pared del dormitorio y la lluvia repiquetea en la ventana con sus largas uñas? Nada. Cuando el miedo y el frío hacen de ti una estatua en tu propia cama, no ansíes que la Verdad pura y dura acuda en tu auxilio. Lo que necesitas es el mullido consuelo de un relato. La protección balsámica, adormecedora, de una mentira"

Más adelante cuando ya va a conocer a la escritora...Ésta tiene un par de momento psicológicos-filosóficos bastante buenos:

"- La cortesía. He así la más triste virtud del hombre donde las haya. Me gustaría saber qué tiene de admirable ser inofensivo. Después de todo, es fácil. No se necesita ningún talento especial para ser cortñes. Todo lo contrario, lo único que te queda cuando has fracasado en todo es ser amable. A las personas ambiciosas les trae sin cuidao lo que otras piensen de ellas[...]"


"-Sé que mis palabras le extrañan, pero es asi. Toda mi vida y todas mis experiencias, las cosas que me han sucedido, la gente que he conocido, todos mis recuerdos, sueños y fantaqsías, cuanto he leído, todo eso ha sido arrojado al montón de abono que , con el tiempo, se ha ido descomponiendo hasta convertirse en un humus orgánico oscuro y fértil. [...] La idea se alimenta de esa materia negra que en otro tiempos fue una vida, absorbe su energía. Germina, echa raíces, produce brotes. Y así hasta que un día tengo un relato o una novela."

Bueno felices vacaciones para el que las tenga... pero sobretodo disfrutad y construid... destruid y luchad... tengamos o no vacaciones hay que seguir caminando.

Seguiré por aquí pero menos.

Un saludo a los 4 gatos que me leen ;)

1 comentario:

LEO MARES dijo...

Le regalé este libro a mi tía (a pesar de que no me gusta regalar libros que no he leído, pero este tenía pinta de que iba a gustarle), pero no he hablado de él con ella aún.
Felices vacaciones y no te preocupes por los cuatro gatos. No se llegan a los veinte de golpe, hay que ir arañando lectores gatito a gatito...