sábado, 14 de febrero de 2009

La Castilla de los Frikis

Historia de Castilla

Según cuenta la tradición Castilla era una nación en la que nunca se ponía el sol, de ahí su aspecto abrasado. El mundo perteneció a Castilla durante las épocas en que el imperio jedi aún no existía, y los castellanos llegaron a conquistar casi toda la galaxia. De hecho a día de hoy muchos castellanos no avanzan temporalmente y siguen considerando el mundo como suyo. Castilla era una grande y libre.

Los orígenes de Castilla se remontan al siglo IX, cuando sólo era un condado perdido entre las montañas del norte de Burgos y Palencia. Por aquélla época su lider era Fernán González, un contrabandista alcohólico y cazurro que consiguió mantener a Castilla independiente de los reyes leoneses y navarros. Entre las hazañas de Fernán González se cuentan la invencíón del vascuence o euskera, como jerga para despistar a los tratantes de ganado. Con el paso de los siglos los tratantes de ganado llegarían a dominar la lengua y a adoptarla como propia, recibiendo sus tierras el nombre de País Vasco. Los castellanos pronto avanzaron hacia el sur a costa de los moros, que estaban muy ocupados intentando discernir si el juego de la oca contravenía los preceptos islámicos, y pronto llegaron hasta Toledo pasando a ser ésta la nueva capital en lugar de Burgos. En el siglo XIII los reinos de Castilla y de León se unen, dando lugar a Castilla y León. El odio entre León y Valladolid viene de entonces, al considerar los leoneses que el nuevo reino debería llamarse León y Castilla y responder los pucelanos que no, que debería ser Valladolid y Castilla (Valladolid formaba parte del Reino de León).

Poco antes hubo un hombre llamado el Cid que hacía huir a los moros con sólo oir su nombre, ya que los mataba para robarles el costo en nombre de Castilla. En realidad la Reconquista se la debemos a él, ya que nadie más fumaba en Castilla por aquélla época. El Cid es el héroe castellano por antonomasia: cazurro y salvaje en grado sumo, su mayor hazaña fue saquear Valencia y matar a hostias al niñato cani del metro. Esto trajo el mejor momento de esplendor y popularidad de los castellanos entre sus vecinos. A los moros les gustó tanto que firmaron un armisticio con Castilla para declarar la guerra a los Canis Aberchándales una tribu de canis venida desde el norte de África para proclamar el Canifato. Para esta empresa Fonsi IV dejó libre al Cid para ayudar a la morisma (esto fue mucho tiempo antes de que el Cid se hiciese anarquista y se enrollase con Sofía Loren). El exterminio de canis perpetrado por el Cid fue tal que los moros, años después de morir el Cid de un jamacuco mientras hacía muñecos de plastilina, sacaban su cadáver y lo paseaban a caballo y con armadura cada vez que los canis amagaban con recuperar dimensiones de plaga. El efecto de la visión del Cid sobre la psique cani era devastador.

Poco antes de que Boabdil saliese del armario en Granada y aguantase la bronca de la primera madre castradora de la historia, Castilla y Aragón se casaban por lo civil y expulsan a moros y judíos del convite por robar y vender la corbata del novio. En 1492 las naves castellanas enviadas a conquistar la Galaxia encuentran América por casualidad: ni rastro de los teletubbies pero encontraron oro, cola-cao y sífilis.

También fue famosa la rebelión de las Comunas en 1521, primer manifiesto jipi de la historia donde lo poco que había en Castilla se declaró comuna y se lo fumaron en una tarde. A día de hoy los Comuneros son recordados con orgullo, ya que son los únicos que han aprovechado algo de Castilla. La gracia no le sentó bien a Carlos I, un alemán con la cabeza cuadrada que Juana la Loca había tenido con el guiri que la buscaron sus viejos para ver si dejaba los chinos y se ponía a reinar de una vez; en vista de que la Juana andaba todo el día metida en el polígono, el cani alemán aprovechó la coyuntura para proclamarse el primer rey guiri de España y decapitó a los Comuneros por fumetas, acusándolos de llevar a la Juana por mal camino. Dejó de convocar las Cortes castellanas por considerarlas un putiferio donde sólo se contaban chistes de putas y enanos, y empezó a mandar giros a su tierra con los diezmos que trincaba en Castilla. Esto soliviantó a la población que, aparte de odiar al [[cani] quería a la Juana como reina aunque fuese una yonqui. Con los Comuneros descabezados y la Juana internada en una clínica de desintoxicación, los castellanos empezaron a pagar las picas de Flandes del primer rey guiri y ya desde entonces Castilla se confundió con Espiña hasta 1975.

La verdad es que no tiene pérdida. Yo no he parado de reír, no sé si es porque soy muy friki, pero es buenísimo.

http://www.frikipedia.es/friki/Castilla

No hay comentarios: